Páginas

21.9.08

Obesidad: No es una opción, es un compromiso personal





5 comentarios:

Anónimo dijo...

etoy de acuerdo co todo, pero encuentro a faltar el por què del mecanismo que hace que, a pesar de que reconocemos las razones, sigamos por el "mal camino". Se que debo cuidarme, pero me compro una caja de palomitas... sé en que consiste el pecado, pero no hago nada por dejar de pecar. Este es el mecanismo que hay que atajar, pero cómo?, cómo?... quien lo sabe...?

Jordi Carballido dijo...

Oye... no digas que no luchas, cada día luchas por hacerlo bien. No es un problema fácil, si continuas al final lo vas a conseguir.

A veces critican una persona con obesidad que no sabe controlarse, y luego (por poner un ejemplo) esta misma persona resulta que no tiene uñas (o se muerde la piel), y por mucha voluntad y muchos años que lo intenta tampoco lo consigue.

Quien la sigue la consigue.

Un abrazo. Jordi.

maribel dijo...

creo que todo empieza por un tema de voluntad. una cualidad que está olvidada, poco valorada y que no se fomenta. La educación es básica desde la infancia y en la famiia. FOmentar la voluntad, para lo que sea, tanto para el estudio, como para el tabajo, o para el propio autocontrol, tiene mucho que er con hábitos que se adquieren y a la gente le son perniciosos. SIn voluntad (lo que comporta sacrificio y autodominio) no es posible abandonar el "mal camino" que dice ese anonimo. Por tanto, yo considero que es de más valor y utilidad el conocimiento y divulgacion de métodos que nos ayuden en este sentido. saludos a todos.

Jordi Carballido dijo...

La voluntad es una parte pero no es el todo, es una parte necesaria pero no el único ingrediente. Con voluntad, con toda la voluntad que quieras poner, no siempre salen las cosas bien.

La educación, la formación, también son factores esenciales, pero en la vida, a veces se recibe una buena educación, una excelente educación de unos padres maravillosos, y las cosas no salen como quieres que salgan.

Se me ocurre el ejemplo del "hijo pródigo", ¿era un mal padre? ¿no supo educar bien a su hijo?

Las personas somos libres, y tenemos la posibilidad de equivocarnos, hacemos cosas que no pensamos que van a terminar mal, muy mal.

Cuando la cosa ha ido muy lejos, necesitas de todo para solucionarlo, una parte importante es saber qué está pasando exactamente, y cómo se puede solucionar, es decir, como canalizar esas fuerzas inestimables como son la voluntad, la educación y la formación para enfrentarse a un problema que se ha infiltrado en tu ser, y no es nada fácil salirse de él.

Eso pretende mi blog, informar de algo que no solo se arregla con voluntad. La obesidad es una enfermedad, y las enfermedades se intervienen con un tratamiento, no exclusivamente con voluntad.

Una pesona que padece obesidad, si no tiene la información y el seguimiento adecuado esta esforzándose en conseguir algo que no es el camino adecuado, con lo cual se consigue empeorar la situación.

Muchas gracias por vuestros comentarios, y bienvenidos al blog.

Un saludo muy cordial. Jordi

JUAN dijo...

os acordáis de aquella canción "tres csas hay en la vida, salud, dinero y amor..."? pues bien, van entrelazadas. La salud, todos sabemos que hay que cuidarla y qué mdios tenemos para ello, el dinero, si tenemos salud,podemos trabajar y por ahi nos viene, pero el amor,.... ayy el amor¡¡ No me quiero referir al amor de pareja, no, sinó al amor por uno mismo. Creo que en esta sociedad, la gnte se quiere poco. Si nos quisiéramos un poco más a nosotros mismos, si tuvíeramos claro este concepto, nos cuidaríamos mucho más, y la voluntad dela que habla Maribel, no representaria un esfuerzo, sino que formaria pate de ese cuidado que nos debemos y que merecemos todos y cada uno de nosotros. Tenemos la obligación moral de amarnos a nosotros mismos, para que asi, dotados de la gran fortaleza que brinda el amor, seamos capaces de amar a los otros y hacer que nuestra vida y la de los demás sea placentera, llena de salud, ... y el dinero viene solo... EL AMOR ES BASICO. No será esto lo que Maribel encuentra a faltar??? un abrazo y mucho amor.
Juan