Páginas

1.11.09

¿Por qué somos el país con más obesidad? Parte I

.







Gabriel García Marquez hizo de un suceso real, una extraordinaria narración, que al principio se trató de un trabajo periodístico por entregas, y al final se convirtió en un libro en el que se explica la aventura de un marinero que anduvo a la deriva, consecuencia de un accidente de un buque de la armada, a todas luces anunciado. Su libro-denuncia supuso su destierro a Paris, y el comienzo de una brillante carrera como escritor.

Si leemos la siguiente descripción:

Tras comprender que nadie podría ayudarle, y aun cuando deseó la muerte para dejar de sufrir, sobrevivió contra todo pronóstico a las condiciones adversas. Aunque cazó una gaviota no pudo llegar a comérsela, y los tiburones le rrebataron un pez verde de medio metro que llegó a atrapar y del que sólo probó dos bocados. Tampoco consiguió despedazar sus botas ni su cinturón para aplacar el hambre, ni la lluvia hizo acto de presencia para permitirle beber. Se entretuvo en comprobar, en su reloj, cómo el tiempo transcurría inexorable, y por las noches, en una especie de delirio formado por el recuerdo y el pánico a la soledad, conversaba con el espíritu de su compañero, el marinero Jaime Manjarrés.


¿Alguien puede imaginar que este marinero fué rescatado gordo? ¿Que después de su naufragio, y su obligado ayuno, lo encontraron con más peso que antes del accidente?










Sigamos. Tom Hanks, muchos años después encarnó el personaje de un náufrago. En la película interpreta el personaje de Chuck Noland, un ejecutivo que viaja por las oficinas de su compañía distribuidas en las diferentes partes del mundo. En uno de sus viajes, el avión en el que vuela sufre un accidente y aunque sobrevive al impacto, Noland queda abandonado en una isla desierta en medio del océano Chino.

Tom Hanks aceptó esta interpretar este personaje. Para realizarla, se tuvo que hacer la película en dos etapas. En la primera, el actor previamente tuvo que engordar muchos kilos, para interpretar a un gordo ejecutivo, luego se interrumpió el rodaje dos años, para que el actor tuviera tiempo de volver a sus kilos, y realizar la segunda parte, la parte de la vida como náufrago.


La secuencia fué la siguiente, el actor acepta el papel, y se pone a aumentar de peso.








Ya con un peso considerable, comienza el rodaje. Se realiza la primera parte de la película, la del ejecutivo estresado y con obesidad.






Se interrumpe la película. Adelgaza y se realiza la segunda parte, su precaria vida como náufrago en una isla desierta. Finalmente, el actor normaliza su peso.



(Es posible que la cronología de las fotografias no coincidan, pero fué asi)

En las consultas médicas de obesidad, se oye demasiado a menudo lo contrario, es decir, que sin comer engordamos:








La obesidad siempre se caracteriza por un exceso de depósito de grasa en el organismo debido a que, a largo plazo, el gasto energético que presenta el individuo es inferior a la energía que ingiere.

Así pues, un paciente puede desarrollar obesidad debido a que:

Disminuye su gasto energético. Deja de hacer una actividad física con lo cual, lo que ingiere se almacena.

Aumenta su ingesta de energía. En un momento dado, empieza a comer más de lo que estaba acostumbrado.

Coexisten los dos mecanismos citados. Dificultad en equilibrar el balance entre el aporte y la utilización de las grasas.


Actualmente existen numerosas evidencias científicas que apoyan la hipótesis que la obesidad es el resultado de un desbalance entre el aporte de energía en forma de grasas y la capacidad del organismo en oxidarlas correctamente.

Las obesidades por enfermedades endocrinas, genéticas, síndromes… aunque existen, no tienen la relevancia ni la cuantificación necesaria como para explicar el alarmante aumento de la obesidad.

Muchas personas se refugian en enfermedades, tendencias, genética... para justificar lo injustificable.










Al elaborar la recopilación fotográfica de Tom Hanks, pudimos ver al actor en diversos momentos de su vida, a veces más gordito, a veces en su peso... El actor tiene problemas de peso, a la que se descuida, sube.




Eso es lo que nos pasa a la mayoría de las personas. A la que nos descuidamos, subimos de peso. Esta situación se puede hacer desesperante. Es una realidad que hay que aceptarla como tal, por lo tanto, debemos acostumbrarnos a tener que vigilar cuidadosamente qué hacemos, qué comemos, y que tal vamos de actividad física.












Gen ahorrador.

La historia del hombre, entendido como ser capaz de comunicarse, hablar, y poder crear una cultura capaz de transmitirse a lo largo de las generaciones, es reciente, seguramente demasiado reciente, correspondería al pequeño hilo que sale del ovillo. El ovillo son los millones y millones de años de evolución genética, de adaptación a un medio, programado para la escasez, para el ahorro y almacenamiento de energía (grasa) para consumirla en las etapas de escasez. Esto quiere decir, que somos unos recién llegados, y que toda nuestra genética conserva el instinto de conservación que se sirvió en los millones de años de evolución.




Ahora este gen ahorrador, (que tan útil nos fué hace millones de años), es el que nos está haciendo que engordemos. Nuestro cuerpo tiende a “guardar“ mucho de lo que comemos, estamos programados para optimizar el uso de la energía almacenando todo lo que pueda para cuando exista una emergencia. Por eso es que cuando dejamos de seguir un programa para bajar de peso y comenzamos a comer mucho de nuevo dejando de hacer ejercicio, se presenta el llamado “rebote“, haciendo que subamos más de lo que habíamos perdido. Es entonces cuando comenzamos de nuevo otro programa para bajar de peso y entramos en el ciclo del “yo-yo“, subiendo y bajando de peso.

> Las religiones tienen en cuenta esta circunstancia, y la mayoría de ellas expresan determinados tabúes, prohibiciones y también períodos de abstinencia.




Cuaresma
Ayuno purificador
Ramadán








"Se viste de saco, confiesa toda su vida pasada en el Monasterio de Montserrat y se detiene once meses en Manresa, con exagerados ayunos, larguísimas oraciones, y luminosas y consoladoras experiencias divinas". (San Ignacio de Loyola)




Son conceptos que evocan disciplina, sacrificarte a no hacer algo que deseas.


Obesidad



  • Es uno de los principales problemas de salud pública en los países desarrollados

    La prevalencia de sobrepeso varía del 15 al 55% de la población y aumenta considerablemente con la edad.

    Cuanto mayor es el desarrollo económico, mayor es la prevalencia de obesidad grave.

    El 22% de la población española presenta obesidad grado I y el 14% grado II o III.











El crecimiento de la obesidad es mayor que el crecimiento del sobrepeso. En un año habrá 1,5 millones de obesos más.













Pregunta: ¿Qué es preferible, comer menos o hacer más ejercicio?


Respuesta: Hay que buscar un equilibrio energético, un balance estabililizado entre lo que ingerimos y lo que gastamos.












Obesidad

La obesidad es un síntoma, el indicador de que algo no va bien.

Tenemos el porcentaje de obesidad en población infantil más alto de Europa.

DIABESIDAD. La diabetes esta tan asociada a la obesidad, que se ha inventado el nombre de “diabesidad” para describir al paciente obeso y con diabetes.

Las enfermedades de HTA (Hipertensión), Diabetes y Dislipemia (Colesterol), se dan por primera vez en la población de niños y adolescentes. Hasta ahora eran enfermedades de adultos.

Por primera vez, nuestros hijos tendrán una esperanza de vida mas corta que la de sus padres.



CLAVES PARA ENTENDER EL ORIGEN DEL PROBLEMA



1 NUEVAS FÓRMULAS/ESTRUCTURACIONES FAMILIARES


El niño a duras penas sabe quién es su madre.


Programa para los días de escuela:


6:45 Levantarse para llevarlo a casa de la vecina, o abuela, o conocido, o canguro, para que se espere a que sean las 9 y llevarlo a la escuela.


9:00 Entra en la escuela, y permanecerá allí todo el día, hasta las 17:00 de la tarde.


17:00 Lo recoge una vecina, la abuela o un conocido, lo lleva a casa y espera a que lleguen los padres (sobre las 20:30).


20:30 Los padres intentan jugar con el niño, pero el niño se duerme. Lo lavan y lo meten en la cama.


El niño a duras penas sabrá quién es su padre


En EEUU el 50% de los niños no viven con su padre biológico (En España nos lo vamos a encontrar en pocos años)










5 comentarios:

Montse dijo...

Gran post!, no dejamos de aprender con tus escritos. El libro... para mi una herramienta que me ha ayudado a entender de una manera clara y concisa mi problema con los kg. Por esto y por haberte conocido personalmente... gracias :)

Marener dijo...

saludos, bueno buenismo esto que ha escrito, en mi visita a Espana no entendì el porque se trabaja hasta las 10 de la noche en los negosios, pienso que se deberìa trabajr hasta las 6 de la tarde cosa que de siempre tiempo a los padres atender a sus hijos y familia, no que sean extranios, es un modo de pensar esto que digo.
Por ejemplo en ciudad de Trento Italia, los fines de semana son sacros, son dedicados a la familia y no a tanto trabajo, pienso que estoe s algo favorable incluso para la alimentacion, ya que un nino que no ve a su padre entra en nasiedad, esta la abuela, canguro, etc que para descansar le da al nino lo primero que aparezca y casi siempre eso primero es lo que contribuye al aumento
saludos

Anónimo dijo...

Buenas tardes Sr Jordi,
Veo que cuenta con un blog, de muy buena calidad y le agradeceria realizar un intercambio de enlaces
con mi pagina web de tematica SALUD, si se encuentra de acuerdo espero su respuesta a mi correo tucontactoweb@gmail.com Gracias.

Jordi Carballido dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios.

No tengo inconveniente en enlazar cualquier blog o web que tenga interés, te ruego me digas cuál es tu web y la miro, y luego la pongo en mi lista de enlaces.

Saludos

Jordi Carballido

Salomé dijo...

Pienso que es muy duro y cruel en su exposición, da la sensación que no conoce el problema de la obesidad infantil ni de lejos.
El estilo de vida va cambiando para mejor en algunas cosas y otras cosas que ya eran buenas se van perdiendo. Ahora con largas jornadas escolares, actividades extraescolares, decenas de deberes para casa, miedo a que jueguen en la calle, videoconsolas y la tele... En fin por muchos motivos los niños son menos activos que los de décadas atrás, por tanto comiendo lo mismo es fácil que tengan sobrepeso.
Por eso pienso que es muy duro echarle la culpa a los padres (y como siempre en especial a las mujeres), es incluso muy pero que muy cruel decir que "el niño dificilmente sabrá quien es su madre o su padre". Los que nacimos esclavos no podemos elegir horarios, ni si quiera la clase de trabajo o el tipo de vida que llevamos.
Por cierto mi dos sobrinos de 10 y 12 años tienen un importante sobrepeso desde que cumplieron los 5-6 años y su madre tiene la gran y escasa suerte de no trabajar fuera de casa...